Bottling the gluten free homebrew beer

De pronto resulta que te empezas a cansar de la botellas (si aún no te ha pasado, todo llegara), el cervecero casero suele buscar una forma más limpia, rápida y fácil de envasar toda su cerveza.

Y empieza a pensar en ¡Barriles!. Son caros, una inversión importante. Además requieren conectores, tubos, y un tubo de gas, que una vez se te agote habrás de tener donde te lo recarguen. Tu primer corni, canilla, tuboy manómetro pueden costarte bastante inversion.

Así que antes de esa inversión, son muchas las dudas. También me encuentro con gente que ve que el paso natural es comprarse unos barriles, y no tiene mucha idea de como usarlos, que barriles elegir ni que conectores necesita…

Así que si estas en este paso, aquí llega tu guía definitiva, en este Manual de Usuario para barriles. La cosa va para largo, así que vayamos por partes. Esta primera entrega te va hablar del funcionamiento del barril, de los tipos de barriles y de sus diferencias. La segunda parte hablará sobre sistemas para servir la cerveza.

Lo primero de todo ¿Como funciona un barril?

A veces me encuentro con gente que consiguió unos barriles, tiene problemas para carbonatar la birra o servirla adecuadamente, y me doy cuenta de que el problema es que no se han parado a pensar como funciona un barril, o que por no saber como funciona, no saben que hacer cuando el barril no les sirve bien, sale mucha espuma o la birra esta sobrecarbonatada. Así que empecemos por el principio:

¿Como funciona una botella? Bien, si pensamos en como funciona una botella, esta no es diferente a un barril. Es un recipiente, la birra se mete dentro y se cierra. Dentro de la botella tenemos la birra, el gas que esta en la birra disuelto, y en el cuello el gas que no esta disuelto, al que se llama “espacio de cabeza” en todas las conservas, tarros, botellas, etc. Así que cuando la miras ves liquido que llena casi toda la botella y gas que llena la parte final del cuello.

Botella esquema JPG

Si has carbonatado poco, la birra sale con poco gas. Si has carbonatado demasiado, la birra sale sola a chorro haciendo mucha espuma. Si la botella esta fría, se forma menos espuma (menos cuanto más fría esta la botella, y por consiguiente la birra) y si esta caliente, se forma más espuma.

El CO2 se disuelve en la cerveza en base a dos factores: presión y temperatura. A más fría la birra, más gas se queda disuelto en la cerveza, y menos pasará al espacio de cabeza de la botella. A más caliente, y poco a poco mientras se calienta, más gas sale de la birra y se acumula en el espacio de cabeza.

Conforme se acumula más gas en la botella, y menos en la birra, la presión en el envase es mayor. Pero esto es también un equilibrio reversible. El gas también puede volver del espacio de cabeza a disolverse en la birra. De hecho, a más presión en la botella, más CO2 pasa a la birra. Esto no es contradictorio. Antes te he dicho que el CO2 se solubiliza en la birra más a más frío y a mayor presión.

Una vez cierras la botella con la chapa corona, y se deja de producir más gas por la levadura, esta alcanza un equilibrio. Ya hay una cantidad concreta de gas dentro, ya ni se forma más ni sale el que esta. La botella tiene una presión y una temperatura (o más bien, y empápate bien de esto La Botella Tiene Una Presión A Cada Temperatura). Si la temperatura sube, la presión también ¿por que?, porque el CO2 se sale de la birra y se acumula fuera de esta, en el espacio de cabeza. Si la temperatura baja, la presión también ¿Por que? Porque el CO2 se disuelve en la birra, reduciendose su cantidad en el espacio de cabeza de la botella. Esto que te acabo de contar, te parezca raro o no o te resulte intuitivo, es así y hay que saberlo. No hace falta saber dinámica de fluidos, de gases, termodinámica ni su razonamiento matemático. Simplemente has de tenerlo siempre así en la cabeza.

Aguanta un minuto más que ya termino. Cuando abres la botella, al haber más presión dentro que fuera; más presión en la botella que en la habitación, el gas se sale. A más diferencia dentro-fuera, más rápido. A menos frío el interior menos gas sale, a más caliente, más sale. Y el gas al salir bruscamente de la cerveza, y atravesarla, arrastra hacia arriba los componentes más viscosos de la birra, formando burbujas. ¡Et Voilá! Ya tienes la espuma saliéndose por el cuello.

Si la cerveza esta muy sobrecarbonatada, al abrirla suena un ¡pop! como con el champán y la espuma (o directamente un gueiser) comienza a salirse sola. Si esta poco carbonatada, solo saldrá un tenue vaporcillo. Y sin gas, my friend, bien sabes que nunca habrá espuma…

¿Como funciona un barril?  Un barril no deja de ser como una botella. es decir, un recipiente hermético donde la cerveza se acumula en casi todo el barril, hay un pequeño espacio de cabeza y el CO2, según presión y temperatura se reparte entre este y estar suelto en el espacio de cabeza o dentro en la birra. Igualito que en la botella.

Barril esquema

La primera diferencia con la botella, es que el barril es mucho más grande. Esto es obvio, pero para el funcionamiento del tema de los gases, nos va a dar exactamente igual. La razón por la que se dice de añadir menos priming en un barril que en una botella no es porque este sea más grande, ni porque soporte menos presión (de hecho soporta mucha más) que la botella, sino porque este tiene un menor espacio de cabeza. No en tamaño absoluto, claro, sino en proporción. Piensa que un barril son varias cajas de botellas, cada una con sus dos a tres dedos de espacio de cabeza. Si sumáramos el espacio de cabeza de un barril y el contenido en su equivalente en botellas, las segundas tienen más espacio de cabeza. Mas espacio libre de birra (que es un líquido y no se puede comprimir) implica que más gas tiene la opción de salir de la birra, pasar al espacio de cabeza, y no comprimirse lo suficiente por falta de espacio como para generar la suficiente presión que le obligue a volver a disolverse en la birra.

La segunda diferencia con la botella, es que tiene dos salidas, una tan arriba como sea posible, en el espacio de cabeza, y otra tan abajo como sea posible, en el liquido. Gracias a esto, el CO2 del tubo puede entrar por arriba y empujar el liquido a salir desde abajo cuando abres el grifo para servirte. Gracias a esto si te pasas carbonatando el barril puedes abrir solo la salida de gas y “quitarle presión” al barril purgando parte del exceso de CO2 acumulado en el espacio de cabeza. Gracias a esto puedes servirte del barril sin tener que inclinarlo, y te ahorras que al inclinarlo el poso de levadura del fondo se levante enturbiandolo todo.

Entrada de gas y salida de birra

Así, según el tipo de barril tenga la entrada de gas y la salida de birra en un solo conector, o en dos conectores independientes, el CO2 estará por la entrada más próxima a la parte superior, generara una presión dentro del barril, y si abres la canilla para servirte una cerveza, la presión se aliviará haciendo que la birra salga por el tubo inferior.

Para que esto funcione, has de colocar las mangueras de entrada de gas y de salida de producto correctamente en el conector, ya que estos no son reversibles. Hacerlo al revés haría que el gas entrara por la parte de abajo,cruzara la birra, llegar al espacio de cabeza generando espuma y que por la parte de arriba solo saliera gas y espuma.

 

Tipos de barriles y tipos de conectores

Dentro de lo que son barriles reutilizables de acero inoxidable, tenemos varios tipos, en función de su tamaño, forma y tipo de conector. 

Tipos de barril

Por un lado los barriles tipo Corny o Cornelius, que son los que normalmente usamos los cerveceros caseros y que tienen la gran ventaja de ser más pequeños (9 a 19l) y tener una tapa en la boca que se puede abrir para limpiarlos por dentro. La tapa es lo suficientemente grande para meter un brazo dentro del barril, lo que permite hacer una buena limpieza low-cost esponja en mano.

Otra característica típica de los barriles tipo Corny es el conector. Cuentan con dos conectores independientes, uno para el gas y otro para el producto, y estos pueden ser de dos formatos, ball-lock o pin-lock.

El gris es siempre el de gas y el negro es siempre el de producto, y en teoría no son intercambiables (aunque si haces el bruto puedes pincharlos cruzados). Yo te recomiendo que los elijas de tipo ball-lock  no pin-lock.

Por otro lado están los barriles llamados “industriales”. Estos son de mayor tamaño y capacidad, siendo los típicos los de 20, 30 y 50L.

Estos barriles son estandar, pero cada marca les coloca un conector diferente y para poder pinchar su barril es necesario tener el conector correspondiente, que puedes ver aquí:

Tipos de conector

El conector es más caro que el de tipo Corny, pero es de inox, así que para toda la vida, y no de plástico como los de Corny que se van estropeando con el tiempo. Además es más sencillo de usar porque tanto la toma de gas como la salida de producto están situados en un solo conector, y como este se asegura con un sistema de palanca, es más fácil pinchar y despinchar el barril que con los pinchadores de Corny, que suelen trabarse.

Ventajas y desventajas de cada uno de ellos:

El corny

El corny es, ha sido y será, el estandar para los cerveceros caseros por muchas razones. Dado que la industria los retiró y los vendía a precio de ganga, eran unos barriles fáciles de encontrar un precio bajo, y sobre todo, su tapa, permite despresurizar, abrir y hacer una exhaustiva limpieza manual de su interior.

Hoy en día ya no abundan tanto, en ocasiones no se encuentran de segunda mano durante meses y los nuevos son muy caros. Usan dos conectores (una para el gas y otro para el producto) que a menudo no pinchan bien (van duros), son de plástico y tienen menor vida útil que los industriales de inox) tiene infinidad de gomas que hay que cuidar y sustituir de vez en cuando o si no pueden tener fugas en los conectores del barril o en la tapa y además usan una métrica de rosca inexistente en europa, 7/16″. Y la birra y el gas de empuje, se tocan, así que necesitas CO2 para servirlos.

Esos son sus inconvenientes, pero la puerta por la que los puedes limpiar, el que sean de inox, el que sean ligeros y resistentes, que los tengas de 9l o de 18l y el que toda la comunidad cervecera casera los use ya son unas ventajas con las que no puede nadie. 

kegdiagrams

Si vas a hacerte con Cornys ten en cuenta que hay dos estándares de conector. El más abundante era el BallLock y hasta hace poco era difícil ver quien tuviera PinLock. Ahora parece que el PinLock esta volviendo. Uno que otro da igual, pero ten en cuenta que si optas por uno de ellos, con el mismo conector no podrás pinchar el otro. Así que si optas por PinLock, tal vez necesites llevarte tus propios conectores si vas a otro sitio a servir tu barril…

El barril industrial

Comprados nuevos son barriles caros (barril comercial nuevo), son pesados (9kg los de 30l y 12 los de 50l), requieren un pinchador especifico porque hay muchos formatos de conectores diferentes, y no se pueden limpiar por dentro de manera manual, lo que los hace poco prácticos a nivel casero.

Pero de segunda mano se pueden conseguir a muy buen precio, son de un acero durísimo, prácticamente indestructibles, no tienen partes de goma que toque sustituir de vez en cuando (tan solo una goma en el espadín) y es rarísimo que tengas fugas.

Si vas a hacerte con barriles industriales piensa que vas a necesitar algo con lo que limpiarlos, una especie de limpiadora de barriles, porque hacerlo de forma manual agitando el barril es muy trabajoso. Y ten en cuenta que hay muchos estándares. Lo mejor es que optes desde el principio por el sistema de conectores que más abunde en tu zona, de manera que cuando quieras más barriles en el futuro no te cueste encontrarlos.

Si te planteas usar barriles comerciales te recomiendo que pienses que distribuidor es el más abundante por tu zona, y que apuestes por dicho conector, dado que vas a tener más opciones de encontrarte con esos barriles. En Argentina el mas común es de tipo G y también algo del tipo A y S.